Tarta Tatín

El secreto de esta tarta es que la fruta se cocina sobre el caramelo y tapada por el hojaldre, así, cuando le damos la vuelta, la fruta y todo el jarabe que se ha formado en la cocción empapan el hojaldre crujiente con su sabor, y se tarda cinco minutos en prepararla, como mucho.

Mi suegro dice que la tarta tatín es siempre de manzana, pero yo la hago con cualquier fruta que se me vaya a estropear, como los higos, que siempre tengo demasiados y nunca sé qué hacer con ellos, o las freixoas o freijoas, que crudas no me gustan y en esta tarta están muy buenas, o las fresas, que con el calor se pasan, y en la nevera se destrozan.

De hecho, una vez hicimos esta tarta con fruta casera variada (higos, peras, manzanas y freixoas, que la fruta cuando viene viene toda junta), de aprovechamiento, vamos, y estaba deliciosa.

Pero la mejor, sin duda, la de peras, espolvoreándolas un poco con canela antes de taparlas con el hojaldre, un sabor y una textura espectaculares.


Me encanta esta receta porque es facilísima y nunca falla, además, acompañándola de nata montada está aún mejor.


INGREDIENTES

1 plancha de hojaldre
Caramelo
1 kg de fresas (o tres manzanas, o dos mangos...)


PREPARACIÓN

Precalentamos el horno a 200 grados.

Caramelizamos un molde redondo y cubrimos con las fresas (o la fruta que sea) con la punta hacia abajo, para que, al darle la vuelta, quede bonita.

Cubrimos con la placa de hojaldre con cuidado de que los bordes queden por dentro del molde.

Horneamos hasta que quede bien tostado el hojaldre. Retiramos y esperamos un poquito a que temple para desmoldar volteándola.

Por último, aquí os dejo la tatín de higos, peras y freixoas, todo caserito y delicioso.

Entradas populares