Pasteles de Hojaldre

A menudo tengo poco tiempo para preparar un postre, no sé cómo ocurre pero nunca me avisan con tiempo de estas cosas, y suelo encontrarme con menos de media hora para resolver.

Es por eso que siempre suelo tener una masa de hojaldre en la nevera o el congelador, y suele ser la que me saca de más apuros.

Si tengo fruta sabrosa, es probable que prepare una Tarta Tatín, si hacemos chocolate preparo los Lazos de Hojaldre para tomar con el chocolate, que están buenísimos.

Hasta hace poco solía preparar una Tarta de Hojaldre que siempre triunfa y se hace también en tiempo récord.

Pero últimamente estoy preparando estos pastelitos de hojaldre, que son más resultones y más fáciles a la hora de servir (no hay que cortar la tarta, lo cual es un poco farragoso).

Puedes preparar menos cantidad o alternar el sabor, rellenando cuatro de crema, cuatro de trufa, cuatro de dulce de leche y cuatro de nata, o merengue, o mousse de frutas, de yogur, por ejemplo.
Como siempre, esta receta es muy fácil y rápida de hacer, barata y muy resultona.

INGREDIENTES


1 PLANCHA RECTANGULAR DE HOJALDRE
1 HUEVO BATIDO
1 PUÑADO DE ALMENDRAS FILETEADAS
1 CUCHARADA DE AZÚCAR

PARA LA NATA MONTADA

1 BRICK DE NATA PARA MONTAR
5 O 6 CUCHARADAS DE AZÚCAR



PARA EL GANACHE DE CHOCOLATE

100 GR DE CHOCOLATE FONDANT
100 ML DE NATA PARA MONTAR (1/2 Brick pequeño)
30 GR DE AZÚCAR
30 GR DE MANTEQUILLA


PREPARACIÓN

Si queremos rellenarlos de ganache de chocolate es mejor que lo preparemos un rato antes, para que nos dé tiempo a que se enfríe.

Ponemos el chocolate troceado y la nata en el vaso y programamos 10 minutos a 90º velocidad 3.

Una vez terminado el tiempo agregamos el azúcar y la mantequilla y batimos 30 segundos a velocidad 4.
Vertemos en un tazón hasta que se temple y reservamos en la nevera hasta que esté bien frío.

Con esta cantidad tengo suficiente para dos tandas como ésta, así que reservo el sobrante en la nevera para volver a utilizarlo como relleno de cualquier otro postre.

Precalentamos el horno a 200º.

Disponemos la masa de hojaldre sobre papel de horno y la cortamos con un cortapastas.

Ponemos, un poco separados, sobre el papel de horno en la bandeja.

Batimos el huevo con el azúcar y pintamos con un pincel la parte superior del hojaldre.



Espolvoreamos un poco de almendra fileteada por encima de cada pastel.


Horneamos unos 15 minutos a 180º, hasta que el hojaldre esté bien doradito.

Mientras, si queremos rellenarlos de nata, aprovechamos para montarla con el azúcar, bien fría y con las varillas (o con la mariposa a 3 y 1/2 en Thermomix), con cuidado de no pasarnos.

Dejamos que los hojaldres se templen y abrimos a la mitad con un cuchillo de sierra.


Si  el ganache se endurece demasiado podemos templarlo unos segundos en el microondas a baja potencia para que nos sea más fácil de extender.

Ponemos en una bolsa pequeña de congelado, en un vaso pequeño a modo de manga pastelera, llenamos con tres o cuatro cucharadas de relleno y cerramos. 

Cortamos un extremo con unas tijeras y ponemos una porción pequeña sobre la mitad inferior y cubrimos con la superior, presionando levemente


Conservamos en lugar fresco y seco hasta servirlos, nunca en la nevera.

Entradas populares