Tarta de Chocolate y Avellanas

Me gusta mucho el sabor de las avellanas tostadas, sobre todo si son para mezclar con el chocolate, uno de los sabores con el que mejor combina la avellana.
Mi hermano Alberto tiene varios avellanos en su casa y todos los años nos regala buena parte de la cosecha. Las abrimos y guardamos en un tarro hermético y, cuando las voy a usar, las tuesto en el horno y las pelo, y casi siempre aprovecho para hacer Tarta Óscar, que está muy rica, o Nutella Blanca, dos sabores que recuerdan el relleno del Kinder Bueno y que siempre triunfan.
Es curioso cómo cambia el sabor de los frutos secos dependiendo si están crudos, fritos o tostados. Pues  la avellana es de los que más me gusta tostar, sobre todo porque cruda es de los frutos secos que menos me gusta, y tostada se convierte en una delicia.
Hoy tenemos visita, y como estos días hemos abierto un montón de avellanas caseras, se me ocurrió preparar esta tarta de chocolate (un bizcocho de chocolate que he rellenado de ganache de chocolate fondant y cubierto de chocolate blanco) con las avellanas recién tostadas con la idea de que le diesen un punto crujiente.
Al final han resultado ser la estrella de esta tarta y nos la hemos comido con verdadero gusto, qué rica estaba. La haré más veces, seguro, y pronto, porque no han quedado ni los restos. Es muy parecida a la Tarta Pasión por el Chocolate, con el relleno de ganache de los Macarons y las avellanas recién tostadas, pero a mí esta me ha gustado incluso más.


INGREDIENTES

PARA EL BIZCOCHO DE CHOCOLATE
6 CLARAS DE HUEVO
40 G AZÚCAR
1 PELLIZCO DE SAL
200 G CHOCOLATE FONDANT
120 G MANTEQUILLA
150 G AZÚCAR
6 YEMAS DE HUEVO
120 G DE HARINA
1 CUCHARADITA DE LEVADURA QUÍMICA
50 G DE PEDRO XIMÉNEZ

PARA EL RELLENO DE CHOCOLATE 
200 GR DE CHOCOLATE FONDANT
200 ML DE NATA PARA MONTAR (1 Brick pequeño)
60 GR DE AZÚCAR
60 GR DE MANTEQUILLA

PARA LA COBERTURA DE CHOCOLATE BLANCO
150 G CHOCOLATE BLANCO
30 G MANTEQUILLA
50 G AGUA

200 GR DE AVELLANAS CRUDAS



PREPARACIÓN


Precalentamos el horno a 180º.

Para montar el merengue ponemos la mariposa y añadimos las claras, el azúcar y la sal y programamos 4 minutos velocidad 3 y 1/2.
Una vez terminado el tiempo, volcamos en un bol amplio y reservamos.
Sin lavar el vaso, retiramos la mariposa y agregamos el chocolate. Picamos 5 segundos a velocidad progresiva de 5 a 10.

Añadimos el azúcar y la mantequilla y programamos 4 minutos a 37º y velocidad 2.
Con ayuda de la espátula bajamos los restos de las paredes y comprobamos que el chocolate esté bien fundido.
Programamos velocidad 4 sin tiempo y agregamos, poco a poco, el Pedro Ximénez (también puede ser ron, vino dulce, licor...) y las yemas de una en una.
Agregamos la harina y la levadura y batimos a velocidad 2 y 1/2 unos 10 segundos, terminando de mezclar envolviendo suavemente con la espátula, evitando que la masa se baje.

Agregamos al merengue y envolvemos suavemente con la espátula con cuidado de que la mezcla se mantenga inflada. 
Ponemos en un molde enharinado no muy grande (yo uso de 22 cm) y horneamos unos 45 minutos, comprobando con una aguja que el interior está bien cocinado y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ponemos las avellanas en el horno y las tostamos unos 10 minutos más o menos, comprobando que estén bien tostadas pero no quemadas.

Las introducimos en una bolsa de congelado no muy fina y las machacamos con una maza de mortero o el mango de un cuchillo hasta que queden pulverizadas de manera desigual.

Lavamos el vaso.
Ponemos el chocolate troceado y la nata y programamos 10 minutos a 90º velocidad 3.
Una vez terminado el tiempo agregamos el azúcar y la mantequilla y batimos 30 segundos a velocidad 4.
Vertemos en un tazón hasta que se temple.
Abrimos el bizcocho a la mitad con un cuchillo de sierra largo o que corte bien y cubrimos la parte inferior con la crema de chocolate cubriéndolo casi totalmente.
Espolvoreamos la mitad de las avellanas sobre el chocolate. 
También podemos dividir el bizcocho en tres partes y cubrirlo con capas más finas de crema de chocolate. El bizcocho es muy firme y si lo hacemos con cuidado no habrá problema y estará aún más jugoso.

Tapamos con la parte superior del bizcocho y reservamos.

Para preparar la cobertura, con el vaso limpio, picamos el chocolate blanco en trozos grandes a velocidad progresiva 5 a 10 durante unos 30 segundos.
Agregamos el agua y programamos 4 minutos 37º velocidad 2.
Bajamos los restos de las paredes con la espátula y añadimos la mantequilla, programando 4 min 37º velocidad 2 y comprobamos que la mezcla sea homogénea.

Con ayuda de la espátula, vertemos la cobertura con cuidado sobre la tarta.
Espolvoreamos el resto de las avellanas sobre el chocolate blanco.
Para terminar, rallamos un poco de chocolate a la taza con la parte posterior de un cuchillo y lo repartimos por los laterales de la cobertura a nuestro gusto.
Podemos conservarla en la nevera.

Entradas populares