Tarta de Chocolate Blanco y Dulce de Leche


Esta receta es, como siempre, muy rápida y sencilla.
Estaba buscando algo dulzón que preparar para la cena y me encontré una receta de tarta de chocolate blanco apuntada en una libreta (de cuando esperaba pacientemente por mi Thermomix) y que ya me había servido, creo recordar, para la Tarta Óscar.
Así que le añadí la tan socorrida base de galleta y una cobertura de dulce de leche que le da a la tarta, para nuestro gusto, el toque perfecto.
No solo está deliciosa, además se distinguen perfectamente los tres sabores y, al servirse fría, no se hace nada empalagosa.
Eso sí, como la parte de chocolate blanco es bastante resbalosa, es mejor que la reservemos en la nevera SIEMPRE PLANA, para que el dulce de leche se mantenga en su lugar y no acabe desparramado por el lateral de la fuente.

INGREDIENTES

PARA LA BASE:

60 GR MANTEQUILLA
170 GR DE GALLETAS TOSTADAS (UNAS 60, MÁS O MENOS)

PARA EL RELLENO:

150 GR DE CHOCOLATE BLANCO
350 GR LECHE ENTERA
250 GR DE NATA
1 SOBRE DE CUAJADA 30 GR DE AZÚCAR


PARA EL DULCE DE LECHE

1 L LECHE ENTERA
300 GR DE AZÚCAR
1 CUCHARADITA RASA DE BICARBONATO

PREPARACIÓN

Ponemos las galletas y la mantequilla y programamos 30" 37grados Velocidad 6.

Extendemos y compactamos sobre el molde. Reservamos en la nevera.

Sin lavar el vaso agregamos los ingredientes del relleno y programamos 8' VEL 8 a 90 grados. Vertemos sobre la base con cuidado sobre una espátula o similar. Reservamos hasta que temple y luego introducimos de nuevo en la nevera.

Lavamos el vaso y agregamos los ingredientes del dulce de leche.
Ponemos el cestillo y programamos 45 minutos Temperatura Varoma velocidad 5 (es importante mantener la velocidad para que la leche no empiece a hervir y se salga del vaso).
Terminamos de mezclar bien todo unos segundos a velocidad 5 y vertemos en un bote de cristal (con una cuchara de metal en el interior para que absorba el calor y no se rompa el cristal.

Cuando la tarta está bien cuajada cubrimos con una capa de dulce de leche templado y la reservamos en la nevera.

El dulce de leche restante se conserva en la nevera y aguanta bastante tiempo.

Desmoldamos en una fuente plana (os recuerdo que a estas tartas de cuajada suelen resbalarle las coberturas) y servimos bien fresquita.

Entradas populares