Translate

Piñonate de almendras


Se acerca la Navidad, y con ella siempre volvemos la vista atrás, sobre todo a la hora de cocinar.

El Piñonate de almendras no es otra cosa que almendras tostadas con caramelo. Cuando se enfrían, se forma una especie de torta que se rompe con facilidad, y que está deliciosa.

A mí me encantaba que mi abuelo me lo comprase en Sevilla el día antes de volver a Galicia, y me lo traía recién hecho, con ese olor a almendras recién tostadas y ese sabor tan especial a caramelo.

Aunque se trata de una receta muy fácil y sencilla, tiene, como todas, su intríngulis, y es necesario tener cuidado con el azúcar, ya que alcanza temperaturas tan elevadas que una pequeña gota puede provocarnos una quemadura grave y muy dolorosa.

Ingredientes



  • 100 gr de almendras crudas peladas
  • 300 gr de azúcar
  • 1 chorrito de limón
  • Medio vaso de agua


Preparación



  • Ponemos el agua y el azúcar en una sartén a fuego fuerte. 
  • Removemos bien con una cuchara de madera para que el azúcar se diluya completamente.
  • Cuando empieza a hervir, bajamos el fuego un poco y le agregamos el chorrito de limón.
  • Removemos con la cuchara de vez en cuando y vigilamos el fuego para que no se queme.
  • Mientras, preparamos una fuente de horno con un papel sulfurizado.
  • Cuando el azúcar empiece a tomar color, bajamos el fuego y le agregamos las almendras, mezclándolas bien con la cuchara y dejando que se tuesten poco a poco mientras el caramelo se va oscureciendo.
  • Vertemos, con mucho cuidado, la mezcla sobre el papel de horno y la dejamos enfriar hasta que se endurezca.
  • Para conservar el piñonate sin que se estropee, puedes guardarlo en una fiambrera o una lata hermética.

Si quieres, también puedes agregar un puñado de sésamo crudo con las almendras, y también sustituir el papel sulfurizado por obleas, como el famoso turrón de guirlache.

Cake Pops de chocolate


Este año el cumpleaños de mi hijo se ha convertido en todo un acontecimiento, no sé ya cuántas veces lo hemos celebrado: con unos abuelos, con los otros abuelos, con los tíos, con los amigos, con sus compañeros del cole...

Precisamente para este último me entró la vena cocinillas y se me ocurrió probar un montón de recetas de cumpleaños que había guardado para este momento: gominolas, nubes, cakepops, barritas de cereales...

De todas, los cake pops se han llevado el primer premio. Tanto, que desde entonces se han convertido ya en uno de nuestros dulces preferidos, especialmente porque a mi hijo le encanta prepararlos conmigo, y es que, como se forma una masa como la plastilina, lo que más le gusta es hacer bolitas con sus manos.

Yo  suelo hacerlos con los restos de bizcocho, bica, brownie, galletas... que se me van quedando por ahí, y así evito que se me estropeen.

Lo mejor es que cuando los preparas puedes guardarlos en la nevera y aguantan muy bien durante unos días, y así se los doy a mi peque de postre, de merienda, cuando anda por ahí desprevenido...

Ingredientes


  • 600 gr de bizcocho, bica, cake, magdalenas, roscón…
  • Una tarrina de queso de untar tipo Philadelphia (aproximadamente 200 gr)
  • 75 gr de cacao en polvo
  • 50 gr de azúcar glass
  • 2 tabletas de Chocolate fondant (aproximadamente 400 gr)
  • Palitos de helado

Preparación


  • Desmenuza el bizcocho, las magdalenas, la bica, el brownie… mézclalo con el azúcar, el cacao y el queso en un cuenco. 
  • Haz bolitas con las manos y déjalas reposar en la nevera hasta que se endurezcan.
  • Para ensartarles un palito de helado, funde el chocolate al baño maría. Moja el extremo del palito en chocolate y húndelo en el cake pop, hasta la mitad más o menos.
  • Una vez hayas ensartado todos los cake pops con un palito, vuelve a calentar el chocolate al baño maría y báñalos completamente. Añádele unas virutas de decoración y déjalos reposar boca abajo.
  • Si no quieres bañarlos en chocolate, también puedes añadir un poco más de queso a la mezcla y cubrirlos de fideos de colores antes de introducirlos en la nevera para que se endurezcan.


Tarta de pexegos


Los pexegos, o péxegos, son una especie de melocotones pequeñitos, de sabor más bien ácido pero muy sabroso.

Se recogen en septiembre, y, como se estropean muy rápido una vez cogidos, lo mejor es comérselos bajo el árbol, que es como dicen las abuelas que debe comerse la fruta.

Como este año he tenido la suerte de que nuestro amigo Berto, el Muiñeiro, nos haya regalado muchos, se me ha ocurrido preparar esta tarta, que suelo hacer de melocotón, con los pexegos que sobraron.

El resultado es particularmente sorprendente: tiene un sabor muy bueno, especialmente si te gusta el sabor de los pexegos, aunque puede resultar un poco chocante, porque no se trata de una fruta que se utilice a menudo en repostería.

A nosotros nos ha encantado, de cualquier forma, como es una receta muy de temporada, os recomiendo que la probéis con melocotones, blancos o rojos, que también está buenísima.

Ingredientes


  • 1 masa de hojaldre
  • 7 u 8 pexegos  (o 2 o 3 melocotones grandes)
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de azúcar

Preparación


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Estiramos la masa de hojaldre sobre papel de horno y la ponemos sobre la fuente.
  • Pelamos y descorazonamos los pexegos o los melocotones.
  • Colocamos los gajos de pexego o melocotón sobre la parte central de la masa.
  • Batimos el huevo con el azúcar y pintamos el hojaldre.
  • Horneamos a 180º unos 15 o 20 minutos, hasta que esté bien doradita.


Besitos de coco



Estos besitos de coco son unos de mis dulces preferidos, y también una de las primeras recetas de repostería que preparé.

Crujientes por fuera y blanditos por dentro,se conservan perfectamente durante varios días. Se hacen en un momento y, lo mejor, están tan buenos que te los comes casi sin darte cuenta.

Ingredientes


  • 150 gr de coco
  • 55 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 70 gr harina
  • 140 gr azúcar
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • La ralladura de medio limón
  • 1 pizca de azúcar avainillado

Preparación


  • Precalentamos el horno a 180º
  • Mezclamos el azúcar, la mantequilla, el azúcar avainillado, el coco y la ralladura de limón en un bol.
  • Agregamos los huevos y mezclamos bien.
  • Agregamos la harina y la pizca de sal. Mezclamos bien.
  • Engrasamos o cubrimos con papel sulfurizado la bandeja de horno.
  • Ponemos la masa en una manga pastelera con boquilla estrellada, la más ancha que tengáis.
  • Disponemos sobre el papel, en pequeñas porciones, separadas para que no se peguen
  • Si no queremos usar manga, con dos cucharillas ponemos la masa, mojamos un tenedor en agua y marcamos los lados de los besitos, desde abajo hacia arriba.
  • Horneamos entre 10 y 15 minutos, hasta que estén bien doraditos.

Magdalenas de nueces con pedacitos de chocolate



Nos encantan las magdalenas, porque están buenísimas y porque prepararlas es mucho más divertido ahora que tengo un pequeño ayudante en la cocina. Además, son geniales para mandárselas de merienda al cole y que pueda compartirlas con sus compañeros.

Empezamos con unas magdalenas sencillitas, y como le gustaron tanto, hemos probado a añadir a esta receta algunos ingredientes extra que las hiciesen aún más atractivas y sabrosas.

Las magdalenas de frutos rojos fueron nuestro primer experimento, y estas de chocolate con nueces están tan buenas que ya son nuestras preferidas.


Ingredientes 


  • 100 gr de chocolate 
  • 160 gr de mantequilla blandita 
  • 160 gr de azúcar 
  • 4 huevos 
  • 160 gr de harina 
  • 1 sobre de Royal
  • 100 gr de nueces 
  • 1 puñado de semillas de amapola

Preparación tradicional


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Troceamos las nueces y el chocolate con un cuchillo sobre una tabla en trozos irregulares. Reservamos.
  • Mezclamos los huevos con la mantequilla blandita y el azúcar con ayuda de las varillas. Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Agregamos las nueces y el chocolate troceados. Mezclamos.
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Espolvoreamos por encima un poco de azúcar y unas semillas de amapola.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo (comprueba con un palillo que estén bien hechas por dentro pero no te dejes engañar por el chocolate, que estará derretido: puede manchar el palillo y engañarte).


Preparación con Thermomix


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Troceamos las nueces durante 4 segundos a velocidad 3 y medio y las reservamos.
  • Troceamos el chocolate también a velocidad 3 y medio durante 10 o 15 segundos para que queden trozos más grandes pero otros también muy pequeños. Reservamos.
  • Sin lavar, ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos la mantequilla, el azúcar y los huevos al vaso. Programamos 4 minutos velocidad 3 y medio.
  • Añadimos la harina y la levadura y programamos 15 segundos velocidad 3.
  • Añadimos las nueces y los trozos de chocolate. Mezclamos con la espátula.
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Espolvoreamos por encima un poco de azúcar y unas semillas de amapola.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo (comprueba con un palillo que estén bien hechas por dentro pero no te dejes engañar por el chocolate, que estará derretido: puede manchar el palillo y engañarte).


Canapés de Hojaldre con queso y mermelada de Pimiento




Estos canapés son perfectos para ese momento en que no tienes tiempo pero quieres sorprender a tus invitados con un aperitivo original y muy sabroso.

Además, como yo siempre suelo tener en la nevera un tarro de Mermelada de Pimientos de Arnoia, una plancha de hojaldre y un stick de queso Président, y además se prepara en un momento, es la típica receta que había tardado en publicar aunque la hagamos mucho en casa.

Aprovechando que he sido invitada a un evento de CocinerosPlus, he aprovechado para prepararlos con Rondelé Président, un queso cremoso con nuez que nos ha encantado, y que combina de maravilla con la mermelada de pimiento.


Ingredientes

  • 100 gr de queso Rondelé Président
  • 1 Plancha de Hojaldre rectangular
  • Mermelada de Pimiento (En su defecto, mermelada de tomate o de frutos rojos podría servir, aunque no es lo mismo)
  • 1 Huevo batido
  • 1 Puñado de semillas de sésamo y girasol crudas


Preparación

  • Precalentamos el horno a 200º
  • Cortamos la masa de hojaldre en cuadrados del tamaño de un posavasos, o un poco menos.
  • Ponemos una cucharada de queso Rondelé  sobre el hojaldre.
  • Ponemos una cucharadita de mermelada de pimiento junto al queso Rondelé.
  • Pintamos dos lados de cada rectángulo con huevo batido y los cerramos.
  • Ponemos las empanadillas en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado, y las pintamos con huevo.
  • Espolvoreamos las semillas por encima y horneamos a 180º/200º entre 10 y 15 minutos, hasta que el hojaldre quede bien doradito. Esto, como siempre, depende de cada horno, pero no te descuides o se quemarán.
  • Servir templaditas, que están aún más buenas, aunque frías también son irresistibles.

Pasteles de Nata



Siempre que vamos a Portugal nos hartamos de Pasteles de Nata, unas tartaletas de hojaldre crujiente rellenas de crema que están buenísimos. Y como tenemos muy cerca el país vecino, eso ocurre muy a menudo, así que he decidido prepararlos en casa, para poder tenerlos aún más cerca todavía.

La receta es muy sencilla, y la verdad es que se hacen en un momento, con ingredientes baratitos y muy fáciles de encontrar. Así que aquí os la dejo, para que os animéis a probar estos dulces que a nosotros nos vuelven locos.

Ingredientes


  • 1 plancha de hojaldre rectangular
  • 250 ml de Nata
  • 4 huevos
  • 15 gr de harina 
  • 100 gr de azúcar
  • La ralladura de medio limón

Preparación tradicional


  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta. 
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles de esta forma tan característica.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Ponemos a calentar el resto de los ingredientes en un cazo a fuego lento, removiendo con las varillas constantemente.
  • Cuando rompe el hervor retiramos del fuego y dejamos entibiar.
  • Con una cuchara rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.



Preparación con Thermomix

  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta.
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Agregamos el resto de los ingredientes al vaso y programamos 9 minutos, 90º, velocidad 5
  • Dejamos entibiar y rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.