Translate

Chulas de calabaza



Las chulas de calabaza son un postre muy típico del Carnaval gallego. Junto con las orejas y las filloas, son el típico postre que no suele faltar en casa, y lo mejor es que siempre suelen ser caseras.

Para quien no las conozca, son una especie de buñuelos de harina, huevo y leche cuyo principal ingrediente es la calabaza. Dulces, suaves y cremosas, son poco aceitosas y muy sencillas de hacer.

En nuestra casa, la encargada de hacer las chulas era la abuela Lucila, la madre de mi suegro. Ahora es mi suegra quien se encarga de preparar su receta, y la verdad es que le salen tan ricas como a ella.

Yo os la dejo para prepararla de manera tradicional y también con Thermomix, de cualquier manera son muy fáciles y rápidas de hacer, y una forma fantástica de aprovechar la calabaza en Carnaval, en Samaín, en Navidad y también en cualquier época del año.

Ingredientes

  • 100 gr de calabaza cocida y escurrida (Más o menos 1 Kg de Calabaza fresca sin piel)
  • 4 huevos
  • 1/2 litro de leche
  • 150 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • 1 pizca de sal
  • aceite de oliva virgen suave 0,4º para freir
  • azúcar para espolvorear

Preparación tradicional

  • Para cocer la calabaza, la pelamos y la troceamos, la lavamos y la ponemos en agua abundante. En olla rápida tarda unos 15 minutos en cocerse desde que empieza a salir vapor. En olla normal tarda unos 25 minutos, pero todo depende del tamaño de los trozos.
  • Escurrimos la calabaza, primero en un escurridor y luego en un trapo.
  • Ponemos la calabaza en un bol y le agregamos la leche. Mezclamos bien con la batidora hasta que quede una masa fina.
  • A continuación, agregamos el azúcar y mezclamos.
  • Agregamos los huevos de uno en uno y mezclamos bien.
  • Tamizamos la harina y la pizca de sal sobre la mezcla anterior y mezclamos con una espátula hasta que la masa quede suave, ligera y sin grumos.

Preparación con Thermomix

  • Pelamos, cocemos y troceamos la calabaza en trozos pequeños. La ponemos en la bandeja de la varoma y el cestillo, con 800 gr de agua, 30 minutos, a velocidad cuchara y temperatura varoma.
  • Escurrimos la pulpa de la calabaza en el cestillo y luego en un trapo, estrujándolo bien hasta que deje de soltar líquido.
  • Ponemos la calabaza y la leche en el vaso y trituramos 15 segundos a velocidad 6. 
  • Comprobamos que la masa quede fina y le agregamos el azúcar. Programamos 5 minutos a velocidad 3 y 1/2 y le vamos agregando los huevos, de uno en uno, por el bocal.
  • Terminado el tiempo, tamizamos la harina y la pizca de sal sobre la mezcla y programamos 15 segundos, velocidad cuchara.
  • Terminamos de envolver con la espátula.

Cómo freír las chulas de calabaza

  • Aunque se puede utilizar aceite de girasol, es mejor utilizar aceite de oliva suave.
  • Ponemos la sartén al fuego, mejor si es pequeña para freír poco a poco y así evitar que se nos quemen.
  • Cuando el aceite esté bien caliente, ponemos una cucharada de masa a freír. 
  • Cuando estén bien doraditas, las retiramos sobre papel absorbente.
  • Las espolvoreamos con azúcar en grano, azúcar glass o azúcar glass con canela. también se pueden bañar en miel, aunque para eso es aconsejable reducir el azúcar de la mezcla a la mitad.

Orejas de Carnaval




Las Orejas son el dulce más típico del Carnaval aquí en Galicia. Junto con las filloas (muy similares a las crepes francesas) y las chulas de calabaza, están presentes en prácticamente todas las casas y llenan los escaparates de pastelerías y panaderías.

Las orejas son dulces de fritura, crujientes, huecas y cubiertas de azúcar glass. Su preparación es muy sencilla, y sólo hay que tener un poco de maña a la hora de freírlas, para que queden bien crujientes y no lleguen a quemarse.

En mi casa siempre suele hacerlas mi suegra, Loli, y la verdad es que las borda. No he probado orejas más sabrosas que las que ella hace, y por eso os dejo su receta, con mi toque personal, tanto para prepararla a mano como si tenéis Thermomix.

Ingredientes

  • 75 gr de Manteca de vaca
  • 2 Huevos
  • 50 gr de Azúcar
  • 1 cucharadita rasa de Levadura química
  • 1 pizca Sal
  • ½ copita Ron
  • ½ copita Agua
  • Aproximadamente unos 350 gr de Harina

Preparación tradicional

  • Pulverizamos unos 100 gramos de azúcar con una picadora o molinillo de café. Lo reservamos.
  • Ponemos la manteca en un bol en el microondas a baja potencia en tandas de 10 segundos hasta que se ablande. 
  • Trabajamos la manteca y le agregamos el azúcar y la pizca de sal, batiendo bien hasta integrar todos los ingredientes.
  • Agregamos los huevos, de uno en uno, mientras batimos.
  • Trabajamos bien y agregamos el ron y el agua. Mezclamos todos los ingredientes.
  • Mezclamos la harina y la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Mezclamos bien y trabajamos con las manos.
  • Ponemos la masa sobre la mesa y amasamos hasta conseguir una masa elástica que no se pegue a los dedos, para lo que  rectificaremos con la harina necesaria.
  • Dejamos reposar la masa un cuarto de hora aproximadamente.

Preparación con Thermomix

  • Con el vaso bien seco, agregamos unos 150 gramos de azúcar y la pulverizamos con 4 o 5 golpes de turbo. Reservamos.
  • Sin lavar el vaso, agregamos la manteca de vaca y programamos 2 minutos, 37º, velocidad 3.
  • Agregamos el azúcar y la pizca de sal, y la ponemos a velocidad 4 y sin tiempo.
  • Agregamos los huevos, de uno en uno.
  • Agregamos el ron y el agua.
  • Mezclamos la harina y la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Programamos 2 minutos velocidad Espiga, y vamos viendo, por el bocal, si la masa se despega de las paredes del vaso. Si no es así, agregamos un poco de harina y amasamos un poco más hasta que veamos que se despega de las cuchillas y no deja restos.
  • Dejamos reposar la masa un cuarto de hora aproximadamente.

Cómo freír las orejas



  • Ponemos al fuego una sartén con Aceite de Oliva suave (0,4º como máximo) y un trozo de cáscara de limón, para quitarle el sabor al aceite.
  • Mientras tanto, separamos pedazos de masa del tamaño de una ciruela y los vamos estirando sobre una superficie de trabajo con ayuda del rodillo, que podemos engrasar con un poco de aceite.
  • Cuando la masa esté tan fina que ya no puedas estirarla más, córtala con un cortapastas en trozos del tamaño de una lata de conserva, más o menos, y con la forma que más te apetezca: rombos, cuadrados, tiras, redondeados...
  • Cuando el aceite esté bien caliente, agrega las tiras de masa. Si está a la temperatura adecuada, la masa empezará a inflarse como un globo, tomando esa forma tan particular que les da nombre.
  • Controla la temperatura para que ni las orejas ni el aceite se quemen, y dales la vuelta cuando empiecen a dorarse, porque esta masa es muy fina y se fríe muy rápido.
  • Retíralas cuando estén doradas y déjalas escurrir bien.
  • Espolvorea azúcar glass por encima.

Polvorones



Los polvorones son una maravilla cuando son buenos, y para eso, nada mejor que hacerlos en casa.

Fáciles, baratitos y muy duraderos, son ideales para las Navidades, pero lo cierto es que están deliciosos en cualquier época del año.

El truco está en tostar bien la harina antes de prepararlos, imprescindible para que tengan esa textura suave tan característica y evitar que se queden duros en el interior.

He de decir que esta receta se la debo al famoso Ángel Patissier, conocido repostero de las tierras andaluzas, gran amante del jamón y además, amigo de la infancia de mi padre.

Lo único que yo he hecho es adaptarla a la Thermomix para hacerla aún más fácil, aunque se pueden hacer también a mano, así que. si os salen buenos, ya sabéis de quién es todo el mérito.

Ingredientes


  • 600 g de harina de repostería (floja)
  • 250 gr de manteca de cerdo
  • 350 g de azúcar
  • Media cucharadita de canela
  • 1 cucharada de anís verde (matalaúva)
  • 2 cucharadas de sésamo (ajonjolí)
  • 1 pizca de sal

Preparación tradicional y con Thermomix


  • Ponemos el horno a 130º. En una bandeja de horno tostamos la harina durante media hora, más o menos, sacándola cada 10 minutos y moviéndola con una espátula. El objetivo es que la harina pierda totalmente la humedad, y eso se comprueba cogiendo un poco con la punta del cuchillo y dejándola caer. Si la punta del cuchillo queda limpia, estará lista; si no, mejor darle 10 minutos más, porque es la clave de que los polvorones queden agrietados y polvosos, como deben ser.
  • En la bandeja inferior del horno, tostamos el anís verde y el sésamo durante el mismo tiempo.
  • Mientras tanto, pulverizamos el azúcar en la Thermomix con varios golpes de Turbo. Lo reservamos.
  • Sin lavar el vaso, ponemos la manteca de cerdo y programamos 4 minutos, velocidad 3. Yo suelo utilizar la manteca que me sale cuando hago chicharrones, que le da aún mejor sabor.
  • Agregamos el azúcar glass al vaso y programamos otros 4 minutos a velocidad 3.
  • Si no tenemos Thermomix, podemos trabajar la manteca con una cuchara o unas varillas eléctricas, y amasar todo a mano.
  • En un mortero, machacamos la mitad del sésamo y el anís tostados. Agregamos la mitad al vaso y reservamos el resto.
  • Agregamos 500 gr de harina, la canela y una pizca de sal. Amasamos en velocidad espiga durante 2 minutos. La masa deberá despegarse de las paredes del vaso fácilmente. Si no es así, agrégale más harina de la que has secado en el horno hasta que esto ocurra.
  • Precalentamos el horno a 220º.
  • Espolvoreamos más harina sobre la mesa y trabajamos un poco la masa, añadiendo más harina, hasta que se separe de los dedos y, al hundir un dedo en la masa, suba sola.
  • Separamos con las manos una porción de masa del tamaño de una albóndiga, le damos forma redondeada y la colocamos, aplanándola un poco, sobre papel sulfurizado en una bandeja de horno. 
  • Le hacemos un hoyito en el centro y le espolvoreamos un poquito del anís y el sésamo tostado y machacado. También los hacemos con forma alargada, del tamaño de una croqueta, y tardan el mismo tiempo en cocerse, por lo que puedes alternar en una bandeja diferentes formas (que no tamaños) sin miedo a que los más estrechos se quemen.
  • Horneamos entre 10 y 15 minutos a 220º hasta que empiecen a agrietarse y dorarse. En mi horno tardan exactamente 12 minutos, pero eso dependerá de cada horno.

Para conservarlos, nada mejor que un recipiente hermético, donde podrían llegar a durarte hasta un año, aunque en mi casa, como siempre, han volado.

Piñonate de almendras


Se acerca la Navidad, y con ella siempre volvemos la vista atrás, sobre todo a la hora de cocinar.

El piñonate de almendras no es otra cosa que almendras tostadas con caramelo. Cuando se enfrían, se forma una especie de torta que se rompe con facilidad, y que está deliciosa.

A mí me encantaba que mi abuelo me lo comprase en Sevilla el día antes de volver a Galicia, y me lo traía recién hecho, con ese olor a almendras recién tostadas y ese sabor tan especial a caramelo.

Aunque se trata de una receta muy fácil y sencilla, tiene, como todas, su intríngulis, y es necesario tener cuidado con el azúcar, ya que alcanza temperaturas tan elevadas que una pequeña gota puede provocarnos una quemadura grave y muy dolorosa.

Ingredientes


  • 100 gr de almendras crudas peladas
  • 300 gr de azúcar
  • 1 chorrito de limón
  • Medio vaso de agua

Preparación


  • Ponemos el agua y el azúcar en una sartén a fuego fuerte. 
  • Removemos bien con una cuchara de madera para que el azúcar se diluya completamente.
  • Cuando empieza a hervir, bajamos el fuego un poco y le agregamos el chorrito de limón.
  • Removemos con la cuchara de vez en cuando y vigilamos el fuego para que no se queme.
  • Mientras, preparamos una fuente de horno con un papel sulfurizado.
  • Cuando el azúcar empiece a tomar color, bajamos el fuego y le agregamos las almendras, mezclándolas bien con la cuchara y dejando que se tuesten poco a poco mientras el caramelo se va oscureciendo.
  • Vertemos, con mucho cuidado, la mezcla sobre el papel de horno y la dejamos enfriar hasta que se endurezca.
  • Para conservar el piñonate sin que se estropee, puedes guardarlo en una fiambrera o una lata hermética.

Si quieres, también puedes agregar un puñado de sésamo crudo con las almendras, y también sustituir el papel sulfurizado por obleas, como el famoso turrón de guirlache.

Cake Pops de chocolate



Este año el cumpleaños de mi hijo se ha convertido en todo un acontecimiento, no sé ya cuántas veces lo hemos celebrado: con unos abuelos, con los otros abuelos, con los tíos, con los amigos, con sus compañeros del cole...

Precisamente para este último me entró la vena cocinillas y se me ocurrió probar un montón de recetas de cumpleaños que había guardado para este momento: gominolas, nubes, cakepops, barritas de cereales...

De todas, los cake pops se han llevado el primer premio. Tanto, que desde entonces se han convertido ya en uno de nuestros dulces preferidos, especialmente porque a mi hijo le encanta prepararlos conmigo, y es que, como se forma una masa como la plastilina, lo que más le gusta es hacer bolitas con sus manos.

Yo  suelo hacerlos con los restos de bizcocho, bica, brownie, galletas... que se me van quedando por ahí, y así evito que se me estropeen.

Lo mejor es que cuando los preparas puedes guardarlos en la nevera y aguantan muy bien durante unos días, y así se los doy a mi peque de postre, de merienda, cuando anda por ahí desprevenido...

Ingredientes


  • 600 gr de bizcocho, bica, cake, magdalenas, roscón…
  • Una tarrina de queso de untar tipo Philadelphia (aproximadamente 200 gr)
  • 75 gr de cacao en polvo
  • 50 gr de azúcar glass
  • 2 tabletas de Chocolate fondant (aproximadamente 400 gr)
  • Palitos de helado

Preparación


  • Desmenuza el bizcocho, las magdalenas, la bica, el brownie… mézclalo con el azúcar, el cacao y el queso en un cuenco. 
  • Haz bolitas con las manos y déjalas reposar en la nevera hasta que se endurezcan.
  • Para ensartarles un palito de helado, funde el chocolate al baño maría. Moja el extremo del palito en chocolate y húndelo en el cake pop, hasta la mitad más o menos.
  • Una vez hayas ensartado todos los cake pops con un palito, vuelve a calentar el chocolate al baño maría y báñalos completamente. Añádele unas virutas de decoración y déjalos reposar boca abajo.
  • Si no quieres bañarlos en chocolate, también puedes añadir un poco más de queso a la mezcla y cubrirlos de fideos de colores antes de introducirlos en la nevera para que se endurezcan.


Tarta de pexegos



Los pexegos, o péxegos, son una especie de melocotones pequeñitos, de sabor más bien ácido pero muy sabroso.

Se recogen en septiembre, y, como se estropean muy rápido una vez cogidos, lo mejor es comérselos bajo el árbol, que es como dicen las abuelas que debe comerse la fruta.

Como este año he tenido la suerte de que nuestro amigo Berto, el Muiñeiro, nos haya regalado muchos, se me ha ocurrido preparar esta tarta, que suelo hacer de melocotón, con los pexegos que sobraron.

El resultado es particularmente sorprendente: tiene un sabor muy bueno, especialmente si te gusta el sabor de los pexegos, aunque puede resultar un poco chocante, porque no se trata de una fruta que se utilice a menudo en repostería.

A nosotros nos ha encantado, de cualquier forma, como es una receta muy de temporada, os recomiendo que la probéis con melocotones, blancos o rojos, que también está buenísima.

Ingredientes


  • 1 masa de hojaldre
  • 7 u 8 pexegos  (o 2 o 3 melocotones grandes)
  • 1 huevo
  • 2 cucharadas de azúcar

Preparación


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Estiramos la masa de hojaldre sobre papel de horno y la ponemos sobre la fuente.
  • Pelamos y descorazonamos los pexegos o los melocotones.
  • Colocamos los gajos de pexego o melocotón sobre la parte central de la masa.
  • Batimos el huevo con el azúcar y pintamos el hojaldre.
  • Horneamos a 180º unos 15 o 20 minutos, hasta que esté bien doradita.


Besitos de coco



Estos besitos de coco son unos de mis dulces preferidos, y también una de las primeras recetas de repostería que preparé.

Crujientes por fuera y blanditos por dentro,se conservan perfectamente durante varios días. Se hacen en un momento y, lo mejor, están tan buenos que te los comes casi sin darte cuenta.

Ingredientes


  • 150 gr de coco
  • 55 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 70 gr harina
  • 140 gr azúcar
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal
  • La ralladura de medio limón
  • 1 pizca de azúcar avainillado

Preparación


  • Precalentamos el horno a 180º
  • Mezclamos el azúcar, la mantequilla, el azúcar avainillado, el coco y la ralladura de limón en un bol.
  • Agregamos los huevos y mezclamos bien.
  • Agregamos la harina y la pizca de sal. Mezclamos bien.
  • Engrasamos o cubrimos con papel sulfurizado la bandeja de horno.
  • Ponemos la masa en una manga pastelera con boquilla estrellada, la más ancha que tengáis.
  • Disponemos sobre el papel, en pequeñas porciones, separadas para que no se peguen
  • Si no queremos usar manga, con dos cucharillas ponemos la masa, mojamos un tenedor en agua y marcamos los lados de los besitos, desde abajo hacia arriba.
  • Horneamos entre 10 y 15 minutos, hasta que estén bien doraditos.

Magdalenas de nueces con pedacitos de chocolate



Nos encantan las magdalenas, porque están buenísimas y porque prepararlas es mucho más divertido ahora que tengo un pequeño ayudante en la cocina. Además, son geniales para mandárselas de merienda al cole y que pueda compartirlas con sus compañeros.

Empezamos con unas magdalenas sencillitas, y como le gustaron tanto, hemos probado a añadir a esta receta algunos ingredientes extra que las hiciesen aún más atractivas y sabrosas.

Las magdalenas de frutos rojos fueron nuestro primer experimento, y estas de chocolate con nueces están tan buenas que ya son nuestras preferidas.


Ingredientes 


  • 100 gr de chocolate 
  • 160 gr de mantequilla blandita 
  • 160 gr de azúcar 
  • 4 huevos 
  • 160 gr de harina 
  • 1 sobre de Royal
  • 100 gr de nueces 
  • 1 puñado de semillas de amapola

Preparación tradicional


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Troceamos las nueces y el chocolate con un cuchillo sobre una tabla en trozos irregulares. Reservamos.
  • Mezclamos los huevos con la mantequilla blandita y el azúcar con ayuda de las varillas. Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Agregamos las nueces y el chocolate troceados. Mezclamos.
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Espolvoreamos por encima un poco de azúcar y unas semillas de amapola.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo (comprueba con un palillo que estén bien hechas por dentro pero no te dejes engañar por el chocolate, que estará derretido: puede manchar el palillo y engañarte).


Preparación con Thermomix


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Troceamos las nueces durante 4 segundos a velocidad 3 y medio y las reservamos.
  • Troceamos el chocolate también a velocidad 3 y medio durante 10 o 15 segundos para que queden trozos más grandes pero otros también muy pequeños. Reservamos.
  • Sin lavar, ponemos la mariposa en las cuchillas y añadimos la mantequilla, el azúcar y los huevos al vaso. Programamos 4 minutos velocidad 3 y medio.
  • Añadimos la harina y la levadura y programamos 15 segundos velocidad 3.
  • Añadimos las nueces y los trozos de chocolate. Mezclamos con la espátula.
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Espolvoreamos por encima un poco de azúcar y unas semillas de amapola.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo (comprueba con un palillo que estén bien hechas por dentro pero no te dejes engañar por el chocolate, que estará derretido: puede manchar el palillo y engañarte).


Canapés de Hojaldre con queso y mermelada de Pimiento




Estos canapés son perfectos para ese momento en que no tienes tiempo pero quieres sorprender a tus invitados con un aperitivo original y muy sabroso.

Además, como yo siempre suelo tener en la nevera un tarro de Mermelada de Pimientos de Arnoia, una plancha de hojaldre y un stick de queso Président, y además se prepara en un momento, es la típica receta que había tardado en publicar aunque la hagamos mucho en casa.

Aprovechando que he sido invitada a un evento de CocinerosPlus, he aprovechado para prepararlos con Rondelé Président, un queso cremoso con nuez que nos ha encantado, y que combina de maravilla con la mermelada de pimiento.


Ingredientes

  • 100 gr de queso Rondelé Président
  • 1 Plancha de Hojaldre rectangular
  • Mermelada de Pimiento (En su defecto, mermelada de tomate o de frutos rojos podría servir, aunque no es lo mismo)
  • 1 Huevo batido
  • 1 Puñado de semillas de sésamo y girasol crudas


Preparación

  • Precalentamos el horno a 200º
  • Cortamos la masa de hojaldre en cuadrados del tamaño de un posavasos, o un poco menos.
  • Ponemos una cucharada de queso Rondelé  sobre el hojaldre.
  • Ponemos una cucharadita de mermelada de pimiento junto al queso Rondelé.
  • Pintamos dos lados de cada rectángulo con huevo batido y los cerramos.
  • Ponemos las empanadillas en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado, y las pintamos con huevo.
  • Espolvoreamos las semillas por encima y horneamos a 180º/200º entre 10 y 15 minutos, hasta que el hojaldre quede bien doradito. Esto, como siempre, depende de cada horno, pero no te descuides o se quemarán.
  • Servir templaditas, que están aún más buenas, aunque frías también son irresistibles.

Pasteles de Nata



Siempre que vamos a Portugal nos hartamos de Pasteles de Nata, unas tartaletas de hojaldre crujiente rellenas de crema que están buenísimos. Y como tenemos muy cerca el país vecino, eso ocurre muy a menudo, así que he decidido prepararlos en casa, para poder tenerlos aún más cerca todavía.

La receta es muy sencilla, y la verdad es que se hacen en un momento, con ingredientes baratitos y muy fáciles de encontrar. Así que aquí os la dejo, para que os animéis a probar estos dulces que a nosotros nos vuelven locos.

Ingredientes


  • 1 plancha de hojaldre rectangular
  • 250 ml de Nata
  • 4 huevos
  • 15 gr de harina 
  • 100 gr de azúcar
  • La ralladura de medio limón

Preparación tradicional


  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta. 
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles de esta forma tan característica.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Ponemos a calentar el resto de los ingredientes en un cazo a fuego lento, removiendo con las varillas constantemente.
  • Cuando rompe el hervor retiramos del fuego y dejamos entibiar.
  • Con una cuchara rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.



Preparación con Thermomix

  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta.
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Agregamos el resto de los ingredientes al vaso y programamos 9 minutos, 90º, velocidad 5
  • Dejamos entibiar y rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.


Tarta Helada


Hace años que tengo esta receta de Tarta Helada guardada y estaba deseando hacerla. Tenía que haberla hecho mucho antes, y se habría convertido en una de mis recetas de cabecera, perfecta para esos casos en los que los invitados aparecen sin avisar.

Está buenísima, sobre todo si te gusta el sabor de la nata y la leche condensada, y se hace en un momento, con o sin thermomix, sin manchar demasiado y con ingredientes más bien baratos.

Lo mejor, que la metes en el congelador y te olvidas (si es que puedes, claro) hasta que llega esa visita inesperada a la que dejar con la boca abierta.

Ingredientes



  • 200 gr de chocolate fondant.
  • 125 ml de nata líquida para montar.
  • 1 bote de leche condensada
  • 200 gr de galletas
  • 60 gr de mantequilla


Preparación Tradicional



  • Para preparar esta tarta yo suelo reutilizar una fiambrera de helado, y la cubro con papel film para que me resulte más fácil desmoldarla.
  • Trocea la mitad del chocolate y fúndelo al baño maría. Si lo haces en el microondas, hazlo a baja potencia y en tandas de 10 segundos.
  • Para preparar las láminas de chocolate que intercalaremos en la tarta, puedes cubrir el fondo del molde con él y meterlo en el congelador unos minutos, retirarlo en cuanto se solidifique y reservarlo. También puedes hacerlo sobre la parte trasera de una fiambrera que ya esté congelada, cubriéndola con film.
  • Repite la operación con el resto del chocolate y conseguirás dos finas láminas de chocolate.
  • Tritura las galletas con la mantequilla, formando una especie de bolitas. Resérvalas.
  • Monta la nata con las varillas. Una vez firme, agrégale la leche condensada envolviendo con una espátula para que no pierda demasiado aire.
  • Espolvorea la mitad de las galletas sobre la base del molde, cúbrelo con la mitad de la mezcla de nata y leche condensada. Cúbrelo con una de las planchas de chocolate fundido. Si se te rompe, no pasa nada, intenta rellenar los huecos con los trocitos de chocolate sobrante.
  • Vuelve a espolvorear el resto de las galletas, cubre con una capa de nata y leche condensada. Tápalo con la capa de chocolate restante.
  • Ponla en el congelador durante 8 horas antes de servirla.


Preparación con Thermomix


  • Para preparar esta tarta yo suelo reutilizar una fiambrera de helado, y la cubro con papel film para que me resulte más fácil desmoldarla.
  • Trocea la mitad del chocolate y fúndelo al baño maría. Si lo haces en el microondas, hazlo a baja potencia y en tandas de 10 segundos.
  •  Para preparar las láminas de chocolate que intercalaremos en la tarta, puedes cubrir el fondo del molde con él y meterlo en el congelador unos minutos, retirarlo en cuanto se solidifique y reservarlo. También puedes hacerlo sobre la parte trasera de una fiambrera que ya esté congelada, cubriéndola con film.
  • Repite la operación con el resto del chocolate y conseguirás dos finas láminas de chocolate.
  • Pon la mariposa en el vaso, bien frío, y monta la nata, también fría, a velocidad 3 y medio y sin tiempo, hasta que cambie el sonido de la máquina y parando si es necesario para evitar pasarte. Resérvala en un bol en la nevera.
  • Sin lavar el vaso, añade las galletas y la mantequilla, y tritúralo todo al 5 durante medio minuto. Reserva estas bolitas.
  • Agrégale la leche condensada a la nata, envolviendo con una espátula para que no pierda demasiado aire.
  • Espolvorea la mitad de las galletas sobre la base del molde, cúbrelo con la mitad de la mezcla de nata y leche condensada. Cúbrelo con una de las planchas de chocolate fundido. Si se te rompe, no pasa nada, intenta rellenar los huecos con los trocitos de chocolate sobrante.
  • Vuelve a espolvorear el resto de las galletas, cubre con una capa de nata y leche condensada. Tápalo con la capa de chocolate restante.
  • Ponla en el congelador durante 8 horas antes de servirla.

Magdalenas de frutos rojos


Últimamente hacemos magdalenas muy a menudo: a mi hijo le encantan, y son perfectas para que se las lleve al cole de merienda.
Por eso hemos variado un poco los ingredientes, probando nuevas combinaciones de sabores, y estas magdalenas de arándanos rellenas de mermelada de fresa son, sin duda, sus favoritas.
Son muy fáciles de hacer, tanto que lo que más le gusta de hacer magdalenas es que le ponga su mandil y le deje ayudarme a prepararlas.


Ingredientes


  • 120 gr de azúcar
  • 120 gr de harina
  • 4 huevos
  • 1 chupito de vino dulce, ron o licor
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de levadura química
  • 1 puñado de arándanos secos
  • Mermelada de fresas o frutos rojos

Preparación tradicional


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Mezclamos los huevos con el ron y el azúcar con ayuda de las varillas. Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Los ponemos en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Le agregamos el puñado de arándanos secos y, con una cucharilla, los hundimos un poco en la masa.
  • Ponemos una cucharada de mermelada en el centro del molde y tapamos un poco con la cuchara.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo.


Preparación con Thermomix

  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Ponemos la mariposa y agregamos los huevos, el ron y el azúcar. Programamos 4 minutos, 37º, Velocidad 3 y medio.
  • Terminado el tiempo, volvemos a programar otros 4 minutos a velocidad 3 y medio, esta vez sin temperatura.
  • Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Mezclamos 10 segundos a velocidad 1.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Le agregamos el puñado de arándanos secos y, con una cucharilla, los hundimos un poco en la masa.
  • Ponemos una cucharada de mermelada en el centro del molde y tapamos un poco con la cuchara.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo.