Pasteles de Nata



Siempre que vamos a Portugal nos hartamos de Pasteles de Nata, unas tartaletas de hojaldre crujiente rellenas de crema que están buenísimos. Y como tenemos muy cerca el país vecino, eso ocurre muy a menudo, así que he decidido prepararlos en casa, para poder tenerlos aún más cerca todavía.

La receta es muy sencilla, y la verdad es que se hacen en un momento, con ingredientes baratitos y muy fáciles de encontrar. Así que aquí os la dejo, para que os animéis a probar estos dulces que a nosotros nos vuelven locos.

Ingredientes


  • 1 plancha de hojaldre rectangular
  • 250 ml de Nata
  • 4 huevos
  • 15 gr de harina 
  • 100 gr de azúcar
  • La ralladura de medio limón

Preparación tradicional


  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta. 
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles de esta forma tan característica.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Ponemos a calentar el resto de los ingredientes en un cazo a fuego lento, removiendo con las varillas constantemente.
  • Cuando rompe el hervor retiramos del fuego y dejamos entibiar.
  • Con una cuchara rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.



Preparación con Thermomix

  • Engrasamos un molde metálico de magdalenas.
  • Enroscamos la masa de hojaldre y cortamos 12 lonchas. Las colocamos en horizontal sobre una superficie enharinada y la estiramos hasta que quede un poco más grande que el molde de la tartaleta.
  • Ponemos la masa sobre el molde y la adaptamos a la forma del molde. Así conseguirás que el hojaldre “abrace” el relleno de los pasteles.
  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Agregamos el resto de los ingredientes al vaso y programamos 9 minutos, 90º, velocidad 5
  • Dejamos entibiar y rellenamos las tartaletas.
  • Horneamos a 220º unos 15 minutos, en la parte superior del horno hasta que queden bien doraditos.


Tarta Helada


Hace años que tengo esta receta de Tarta Helada guardada y estaba deseando hacerla. Tenía que haberla hecho mucho antes, y se habría convertido en una de mis recetas de cabecera, perfecta para esos casos en los que los invitados aparecen sin avisar.

Está buenísima, sobre todo si te gusta el sabor de la nata y la leche condensada, y se hace en un momento, con o sin thermomix, sin manchar demasiado y con ingredientes más bien baratos.

Lo mejor, que la metes en el congelador y te olvidas (si es que puedes, claro) hasta que llega esa visita inesperada a la que dejar con la boca abierta.

Ingredientes



  • 200 gr de chocolate fondant.
  • 125 ml de nata líquida para montar.
  • 1 bote de leche condensada
  • 200 gr de galletas
  • 60 gr de mantequilla


Preparación Tradicional



  • Para preparar esta tarta yo suelo reutilizar una fiambrera de helado, y la cubro con papel film para que me resulte más fácil desmoldarla.
  • Trocea la mitad del chocolate y fúndelo al baño maría. Si lo haces en el microondas, hazlo a baja potencia y en tandas de 10 segundos.
  • Para preparar las láminas de chocolate que intercalaremos en la tarta, puedes cubrir el fondo del molde con él y meterlo en el congelador unos minutos, retirarlo en cuanto se solidifique y reservarlo. También puedes hacerlo sobre la parte trasera de una fiambrera que ya esté congelada, cubriéndola con film.
  • Repite la operación con el resto del chocolate y conseguirás dos finas láminas de chocolate.
  • Tritura las galletas con la mantequilla, formando una especie de bolitas. Resérvalas.
  • Monta la nata con las varillas. Una vez firme, agrégale la leche condensada envolviendo con una espátula para que no pierda demasiado aire.
  • Espolvorea la mitad de las galletas sobre la base del molde, cúbrelo con la mitad de la mezcla de nata y leche condensada. Cúbrelo con una de las planchas de chocolate fundido. Si se te rompe, no pasa nada, intenta rellenar los huecos con los trocitos de chocolate sobrante.
  • Vuelve a espolvorear el resto de las galletas, cubre con una capa de nata y leche condensada. Tápalo con la capa de chocolate restante.
  • Ponla en el congelador durante 8 horas antes de servirla.


Preparación con Thermomix


  • Para preparar esta tarta yo suelo reutilizar una fiambrera de helado, y la cubro con papel film para que me resulte más fácil desmoldarla.
  • Trocea la mitad del chocolate y fúndelo al baño maría. Si lo haces en el microondas, hazlo a baja potencia y en tandas de 10 segundos.
  •  Para preparar las láminas de chocolate que intercalaremos en la tarta, puedes cubrir el fondo del molde con él y meterlo en el congelador unos minutos, retirarlo en cuanto se solidifique y reservarlo. También puedes hacerlo sobre la parte trasera de una fiambrera que ya esté congelada, cubriéndola con film.
  • Repite la operación con el resto del chocolate y conseguirás dos finas láminas de chocolate.
  • Pon la mariposa en el vaso, bien frío, y monta la nata, también fría, a velocidad 3 y medio y sin tiempo, hasta que cambie el sonido de la máquina y parando si es necesario para evitar pasarte. Resérvala en un bol en la nevera.
  • Sin lavar el vaso, añade las galletas y la mantequilla, y tritúralo todo al 5 durante medio minuto. Reserva estas bolitas.
  • Agrégale la leche condensada a la nata, envolviendo con una espátula para que no pierda demasiado aire.
  • Espolvorea la mitad de las galletas sobre la base del molde, cúbrelo con la mitad de la mezcla de nata y leche condensada. Cúbrelo con una de las planchas de chocolate fundido. Si se te rompe, no pasa nada, intenta rellenar los huecos con los trocitos de chocolate sobrante.
  • Vuelve a espolvorear el resto de las galletas, cubre con una capa de nata y leche condensada. Tápalo con la capa de chocolate restante.
  • Ponla en el congelador durante 8 horas antes de servirla.

Magdalenas de frutos rojos


Últimamente hacemos magdalenas muy a menudo: a mi hijo le encantan, y son perfectas para que se las lleve al cole de merienda.
Por eso hemos variado un poco los ingredientes, probando nuevas combinaciones de sabores, y estas magdalenas de arándanos rellenas de mermelada de fresa son, sin duda, sus favoritas.
Son muy fáciles de hacer, tanto que lo que más le gusta de hacer magdalenas es que le ponga su mandil y le deje ayudarme a prepararlas.


Ingredientes


  • 120 gr de azúcar
  • 120 gr de harina
  • 4 huevos
  • 1 chupito de vino dulce, ron o licor
  • 1 pizca de sal
  • 1 sobre de levadura química
  • 1 puñado de arándanos secos
  • Mermelada de fresas o frutos rojos

Preparación tradicional


  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Mezclamos los huevos con el ron y el azúcar con ayuda de las varillas. Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Los ponemos en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Le agregamos el puñado de arándanos secos y, con una cucharilla, los hundimos un poco en la masa.
  • Ponemos una cucharada de mermelada en el centro del molde y tapamos un poco con la cuchara.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo.


Preparación con Thermomix

  • Precalentamos el horno a 200º.
  • Ponemos la mariposa y agregamos los huevos, el ron y el azúcar. Programamos 4 minutos, 37º, Velocidad 3 y medio.
  • Terminado el tiempo, volvemos a programar otros 4 minutos a velocidad 3 y medio, esta vez sin temperatura.
  • Agregamos la sal.
  • Mezclamos la harina con la levadura y la tamizamos sobre la mezcla anterior.
  • Mezclamos 10 segundos a velocidad 1.
  • Con ayuda de una espátula envolvemos suavemente. 
  • Ponemos la masa en los moldes de papel en un molde para magdalenas.
  • Le agregamos el puñado de arándanos secos y, con una cucharilla, los hundimos un poco en la masa.
  • Ponemos una cucharada de mermelada en el centro del molde y tapamos un poco con la cuchara.
  • Horneamos entre 15 y 20 minutos, hasta que estén bien doraditas, con cuidado de no abrir el horno hasta que hayan subido del todo.

Flan de queso con galletas








En casa nos gusta mucho el flan, pero si es de queso aún nos gusta mucho más. Hemos probado muchas recetas de flan y pastel de queso, casi siempre en restaurantes, y no todas son iguales: las que más nos suelen gustar son las que son suaves y cremosas, con un ligero sabor a queso que se deshace en la boca.

Hasta ahora nunca había conseguido en casa esa cremosidad y sabor suave en mis recetas. Por eso nos ha gustado tanto este flan de queso, que con las galletas está aún más bueno. Se hace en un momento y no necesita horno: para mí es el flan de queso perfecto.

Ingredientes


  • 450 gr leche entera
  • 3 quesitos
  • 200 gr requesón
  • 1 huevo
  • 150 gr azúcar
  • 1 sobre de cuajada  (15 Gr)
  • Azúcar y limón para el caramelo
  • Unas 12 o 15 galletas


Preparación tradicional



  • Ponemos al fuego una sartén. Cuando esté bien caliente agregamos el azúcar  y dejamos que empiece a fundirse.
  • Agregamos el zumo de limón y el agua, y mezclamos con ayuda de una cuchara de madera.
  • Cuando haya tomado un suave color tostado lo volcamos sobre el molde y bañamos bien el fondo y los laterales.
  • Ponemos en un cazo todos los ingredientes excepto el huevo y las galletas. Lo calentamos a fuego medio, removiéndolo durante unos 10 minutos sin que llegue a hervir.
  • Lo retiramos del fuego y dejamos que temple un poco. Agregamos el huevo batido y removemos continuamente.
  • Vertemos sobre el molde caramelizado. Cubrimos con las galletas.
  • Lo dejamos enfriar y lo ponemos en la nevera hasta que cuaje completamente.
  • Desmoldamos cuando esté frío dándole la vuelta sobre un plato grande y reservamos en la nevera.


Preparación con Thermomix



  • Preparamos el caramelo en una sartén poniéndola a fuego fuerte, Cuando esté bien caliente agregamos el azúcar  y dejamos que empiece a fundirse.
  • Agregamos el zumo de limón y el agua, y mezclamos con ayuda de una cuchara de madera.
  • Cuando haya tomado un suave color tostado lo volcamos sobre el molde y bañamos bien el fondo y los laterales.
  • Ponemos en el vaso todos los ingredientes excepto el huevo y las galletas. Programamos 90º, 9 minutos, velocidad 5.
  • Cuando haya terminado el tiempo lo vertemos sobre el molde caramelizado. Cubrimos con las galletas.
  • Lo dejamos enfriar y lo ponemos en la nevera hasta que cuaje completamente.
  • Desmoldamos cuando esté frío dándole la vuelta sobre un plato grande y reservamos en la nevera.

Rosquitos

Mi tía y mi abuela se empeñaban en que hiciéramos estos rosquitos cada dos por tres.
Son muy sabrosos y crujientes, perfectos para mojar en leche o café.
Yo siempre prefería preparar los dulces de mi abuela Isabel, que son mis preferidos, pero he de admitir que estos rosquitos son muy rápidos y facilitos, y son deliciosos cuando están recién hechos.
Cuando mi tía murió el pasado año, pensé que habíamos perdido esta receta para siempre.
Imaginad mi cara de sorpresa cuando descubrí, en el libro de recetas de mi madre, los rosquitos de mi tía.
Aquí os la dejo, espero que os gusten estos rosquitos tanto como a mi.

Ingredientes

1 huevo
9 cucharadas de azúcar
9 cucharadas de aceite de oliva
9 cucharadas de zumo de naranja
1 cucharadita de levadura Royal
La ralladura de 1 limón
La harina que admita (aproximadamente 500 gr)
1 pizca de sal

Preparación

Añadimos todos los ingredientes, la harina lo último. Mezclamos.
Amasamos bien con las manos, añadiendo más harina si fuese necesario, hasta conseguir una masa elástica y aceitosa que no se pegue a los dedos.
Ponemos a calentar un cazo con aceite de girasol.
Haciendo tiras alargadas, las enroscamos sobre sí mismas y las freímos cuando el aceite de girasol esté bien caliente.
Los retiramos cuando estén bien doraditos, y, antes de que se enfríen, los pasamos por azúcar.

Negritos de Redondela


Los Negritos son unas galletas de mantequilla y canela deliciosas y muy crujientes que se hacían antiguamente en Redondela.

Suaves, crujientes y muy sabrosas, con un intenso sabor a mantequilla y el dulce aroma de la canela, son, sin duda, mis galletas preferidas.

Son tan fáciles de hacer que los niños podrán ayudarte desde el principio hasta el final de la receta, mezclando y amasando las galletas como si fuesen bolitas de plastilina.

Además aguantan un montón si las guardas en un bote de cristal, eso sí, a buen recaudo, porque, si están a la vista, los Negritos desaparecerán como por arte de magia.

A mi querida Marisa le encantará hacer estas galletas desde su nuevo hogar, tan lejos en las montañas, así que quiero dedicarle hoy esta receta a ella, para que se acuerde de mi cuando las prepare.

INGREDIENTES

250 gramos de mantequilla
100 gramos de azúcar
Un chorrito de coñac
Una cucharada de canela
350 gramos de harina
100 gramos de almendra molida

PREPARACIÓN

Precalienta el horno a 200º.

Mezcla todos los ingredientes con las manos o en la Thermomix.

La masa de las galletas debería tener el aspecto y la textura de la plastilina. Haz bolitas con ella, del tamaño de una cereza, más o menos.

Cubre una bandeja de horno con papel de horno y ponlas, separadas entre sí un par de centímetros y aplástalas con dos dedos para que tomen la forma de una galleta.

Hornéalas hasta que estén bien doradas, entre 180º y 200º unos 10 o 15 minutos.
Déjalas enfriar sobre la encimera y guárdalas después en un bote hermético, de cristal, plástico o metal.

Cocido gallego

El Cocido es uno de los platos más sabrosos y completos que puedas encontrar en la cocina gallega tradicional.

Con carne de ternera, pollo, cerdo, verduras y legumbres, es un plato que se consume muy a menudo en invierno y, lejos de ser una receta difícil, hay algunos trucos que te garantizarán un resultado perfecto.

Lo más importante para que un cocido esté realmente bueno es utilizar ingredientes frescos y de calidad. Otro aspecto fundamental a tener en cuenta son los tiempos de cocción. Si cuidas estos dos detalles, el cocido estará sabroso y en su punto.

Y qué decir del caldo gallego, la sopa de cocido o las croquetas... estas delicias son perfectas para disfrutar de este plato durante al menos un par de días más.

Así lo hago yo en mi casa, con todos o casi todos estos ingredientes según si el cocido es para dos personas, para cuatro, o para más. Incluso le añado las patas (sin la piel) y los huevos (sin poner) cuando la gallina es casera.

INGREDIENTES (Para 6 personas)

300gr de carne de ternera (aguja, jarrete o costilla)
Media cacheira ahumada (careta de cerdo salada y ahumada)
1 trozo de costilla salada de cerdo
1 cuarto de Lacón
1 trozo de tocino salado
1 cuarto de gallina casera (o pollo de corral)
2 chorizos de carne
1 chorizo de cebolla
4 patatas medianas
1 tazón de alubias
1 Manojo de Grelos y medio repollo de verdura
1 o 2 zanahorias

PREPARACIÓN

Lo primero es poner las legumbres a remojo y las carnes de cerdo a desalar un día antes. Si se te olvida hacerlo o la idea de hacer cocido te surge en el último momento, siempre puedes comprar el cerdo desalado y las legumbres cocidas de bote.

Lo más recomendable es empezar a preparar el cocido con un par de horas de antelación, pero si no tienes tanto tiempo puedes usar la olla rápida.

Llena una olla grande de agua hasta la mitad, más o menos. Añade las alubias y ponla al fuego. Añade las carnes y el pollo cuando empiece a hervir y cuécelas a fuego medio- alto durante una hora, retirando la espuma que se forme con una espumadera. Si quieres añadirle garbanzos al cocido, hazlo con las carnes.

Es el momento de añadir las verduras y retirar las legumbres de la olla del cocido. A menudo suele ocurrir que la verdura es demasiado voluminosa para que quepa en la olla. En este caso puedes darle un hervor en cualquier otra tartera u olla primero y escurrirla. Verás cómo su volumen se reduce lo justo para que puedas agregarla al cocido.

El sabor de los grelos o la verdura es potente, y puede llegar a desagradar a algunas personas. Este hervor suavizará un poco el sabor de la verdura en caso de que no te guste.


Añade, pues, la verdura, las patatas, los chorizos y las zanahorias a la olla, y mantenla hirviendo hasta que la patata pinche, más o menos unos 25 o 30 minutos.

Como el cerdo es salado, no suele ser necesario añadir sal al cocido, pero puedes rectificar la sal mientras se cuecen las patatas.

Retira las carnes y el pollo y sírvelas en una bandeja amplia. En otra bandeja pon la verdura, las patatas, las zanahorias, los chorizos y las legumbres.

SOPA DE COCIDO Y CALDO GALLEGO

Lo tradicional es tomar la sopa antes del cocido. Para ello tendrás que retirar en un cazo el agua de cocido que necesites y añadir la pasta cuando hierva. Cuece la pasta unos 4 o 5 minutos y déjala reposar otros 5 más.

Para que el cocido no se enfríe, espera a servirlo en las bandejas cuando retires la sopa.

El Caldo Gallego suele tomarse por la noche o al día siguiente, por la mañana o antes de comer. Para eso debes retirar el caldo del cocido, con abundantes trozos de patata, carne, pollo, verdura...hervirlo para que no se estropee y servirlo en un tazón.

Para espesarlo un poco puedes añadirle unos garbanzos o alubias deshechos: estará irresistible.

Y si te sobra algo, nada mejor que preparar unas irresistibles croquetas de cocido.