Espaguetis con salsa de Boletus

Esta receta es ideal para prepararla cuando no tenemos mucho tiempo, porque la verdad es que se hace en un momento y está muy buena.

Es una salsa muy fácil que también podemos preparar con otras setas como shiitake o champiñones, y que, si nos sobra, podemos conservar en la nevera para consumir más tarde. Con cocer la pasta y calentar la salsa de nuevo podemos prepararla y estará igual de bueno.

Además, con unos 100 gramos de Boletus es suficiente para darle a la salsa ese sabor tan característico que la distingue del resto, y la textura suave de esta seta es una delicia cuando se combina con la pasta.


INGREDIENTES

100 GR DE BOLETUS
100 GR DE BACON
200 ML DE NATA
2 QUESITOS
PIMIENTA


250 GR DE ESPAGUETI
AGUA
SAL
ACEITE DE OLIVA


CÓMO LIMPIAR LAS SETAS
Limpiamos con cuidado, retirando la tierra y las partes que puedan estar parasitadas.
Yo no lavo los níscalos ni los boletos porque no suele ser necesario. Ambas son bastante absorbentes y ya contienen suficiente agua. Si vamos a congelarlos no es necesario limpiarlos mucho, porque se lavan congelados y la suciedad se despega fácilmente.

Les retiro la tierra con ayuda de un papel absorbente o mis propios dedos y corto las partes de la base que tienen la tierra más pegada.
Los níscalos y boletos suelen llenarse muy pronto de pequeños bichos que pronto alcanzan al resto de la seta y a los ejemplares próximos.
Es por eso que no recojo ejemplares parasitados y además me aseguro de que no haya sorpresas abriendo (in situ) los ejemplares grandes a la mitad y comprobando que su tronco hueco no está invadido.
A los boletos les ocurre prácticamente igual, por eso es una suerte encontrar ejemplares tan sanos como éstos, deliciosos en risotto. No olvidéis retirar la espuma de los ejemplares medianos y grandes, yo la uso para limpiar los sombreros.

Si lo que tenemos son cantarelas o lenguas de vaca, encontramos algunas diferencias.
Normalmente ambas suelen estar bastante enterradas y, por tanto, llenas de tierra, con lo que un cepillo no suele ser suficiente y el agua a presión se hace imprescindible, así que suelo lavarlas.
Al no ser tan absorbentes y delicadas, es mejor pasarlas una a una bajo el grifo y, con ayuda de un cuchillo de mesa, retirar las partes más difíciles y, en el caso de la lengua de vaca, las agujas blancas que tiene bajo el sombrero.
No suelen tener bichos, que son la maldición de los níscalos y los boletos, por lo que no es necesario comprobarlo abriéndolos a la mitad.



PREPARACIÓN

Ponemos a hervir una olla de agua con un puñado de sal y un buen chorro de aceite de oliva.

Cuando rompe a hervir añadimos la pasta y la cocemos según las instrucciones del fabricante.
Cuando el tiempo termine retiramos y escurrimos.
Mientras se cuece la pasta preparamos la salsa.

Ponemos al fuego una sartén o tartera pequeña y agregamos un poco de aceite de oliva. Troceamos el bacon y lo agregamos cuando el aceite está caliente. La doramos un poco y, a continuación, agregamos las setas bien limpias y troceadas.
Rehogamos bien las setas hasta que hayan soltado toda el agua y se haya evaporado.
Agregamos el brick de nata y lo rehogamos bien con las setas y la panceta. 
Salpimentamos.
Agregamos los quesitos para que la salsa espese un poco, y retiramos del fuego.


Servimos bien caliente sobre la pasta y acompañamos de queso rallado.

Entradas populares