Albóndigas en Salsa con Puré de Patatas

En casa nos encantan las albóndigas, son fáciles de hacer, cunden bastante y aguantan muy bien de un día para otro.

Solemos comerlas mucho a lo largo de todo el año, pero ahora con el frío se agradecen mucho más.

Esta receta es la de mi abuela y mi tía Esperanza, tal como la hacían cuando éramos niños, y tal cual como la hacemos nosotros, sin Thermomix y con una salsa un poco diferente a la de los restaurantes, que no todas las albóndigas son iguales.

Además, es muy cómoda porque podemos hacerla de un día para otro o prepararla por partes, según nuestras posibilidades.

Como siempre, es muy importante que utilicemos ingredientes naturales y que la carne sea de ternera buena, picada en el momento y de confianza.

La calidad y el sabor de los ingredientes son los que dan al resultado final de un plato todo el sabor, así que nosotros compramos la carne en la carnicería de nuestra plaza y os aseguro que se nota la diferencia.

Para acompañar estas albóndigas hemos preparado un puré de patatas casero, un acompañamiento delicioso que se prepara en un momento, es barato y muy sencillo, y a los niños les encanta.

INGREDIENTES (Para 4 personas)

PARA LAS ALBÓNDIGAS

800 GR DE CARNE DE TERNERA PICADA
100 GR DE PAN RALLADO CON ACEITE Y PEREJIL
2 HUEVOS GRANDES
PIMIENTA
SAL
HARINA

PARA LA SALSA

2 DIENTES DE AJO
1 CEBOLLA GRANDE
2 PUERROS MEDIANOS
2 ZANAHORIAS GRANDES
4 CUCHARADAS DE HARINA
1 BOTELLÍN DE CERVEZA
1 HOJA DE LAUREL
1 PAPEL DE AZAFRÁN
EL ZUMO DE MEDIO LIMÓN
AGUA
SAL
ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA

PARA EL PURÉ DE PATATAS

800 GR DE PATATAS
40 GR DE MANTEQUILLA
LECHE
SAL
ACEITE DE OLIVA
1 HOJA DE LAUREL

PREPARACIÓN DE LAS ALBÓNDIGAS

Ponemos la carne picada en una ensaladera amplia. Le agregamos los dos huevos y el pan rallado, la sal  y la pimienta. Amalgamamos con las manos hasta mezclar bien de manera uniforme.

Si vemos la mezcla muy ligera podemos agregar un poco más de pan rallado, y si está demasiado densa, un chorrito de leche.

Preparamos bolas de carne redondeándolas con las palmas de las manos. Reservamos.

Ponemos una sartén pequeña al fuego medio-alto con dos dedos de aceite de oliva.

Rebozamos en harina y freímos hasta que estén bien doraditas. Reservamos sobre rejilla o papel absorbente.

PREPARACIÓN DE LA SALSA

Lavamos y pelamos las verduras, y reservamos las patatas peladas en agua. Picamos las verduras y reservamos por separado.

Cubrimos el fondo de una tartera amplia con aceite de oliva virgen extra y agregamos los ajos picados.

Rehogamos bien con una cuchara de madera y, cuando empiecen a dorarse, agregamos la cebolla bien picadita.

Rehogamos bien y pochamos, cuando empiece a dorarse agregamos el puerro y la zanahoria picados bien finos, agregamos la sal y la hoja de laurel.

Rehogamos bien, salamos y cocinamos hasta que la cebolla esté bien pochada y la zanahoria se ablande un poco.

Cuidado con el fuego, porque si las verduras se queman la salsa no sabrá bien, por lo que, si lo hacemos en este orden, la temperatura bajará con cada ingrediente que agreguemos y no se quemará, si no, es conveniente retirar del fuego de vez en cuando si vemos que se nos doran de más el ajo, el puerro o la cebolla.

Agregamos la harina y la rehogamos para que se cocine bien. Empezará a formarse una pasta, así que agregamos la cerveza (o un buen vaso de vino blanco), rehogamos bien y dejamos que se evapore el alcohol.

Agregamos el azafrán y un par de vasos de agua, el zumo de limón y rectificamos la sal.

Bajamos el fuego un poco, tapamos y dejamos que la salsa siga cocinándose mientras removemos de vez en cuando durante unos diez o quince minutos más.

Si vemos que la salsa se reduce demasiado podemos agregar un poco más de agua  y bajar un poco el fuego mientras termina de cocinarse si fuese necesario.

Retiramos la hoja de laurel y pasamos por el chino o la batidora. Volvemos a poner la salsa en la tartera y le añadimos las albóndigas. Dejamos que se cocinen a fuego bajo unos minutos.

PREPARACIÓN DEL PURE DE PATATAS

Lo ideal es prepararlo mientras hacemos la salsa.

Ponemos a hervir una tartera pequeña con las patatas troceadas, cubiertas de agua y un chorrito de aceite de oliva, una hoja de laurel y un puñado de sal.

Bajamos el fuego cuando empiece a borbotear y retiramos la hoja de laurel. Dejamos que hierva otros veinte minutos a fuego medio.

Retiramos del fuego. Escurrimos las patatas en un cuenco grande, le agregamos la mantequilla y un chorrito de leche.

Batimos con la batidora o pasamos por un pasapurés. Si está demasiado denso le agregamos un poco más de leche y volvemos a batir. Rectificamos la sal y servimos.

Entradas populares