Cocido gallego

El Cocido es uno de los platos más sabrosos y completos que puedas encontrar en la cocina gallega tradicional.

Con carne de ternera, pollo, cerdo, verduras y legumbres, es un plato que se consume muy a menudo en invierno y, lejos de ser una receta difícil, hay algunos trucos que te garantizarán un resultado perfecto.

Lo más importante para que un cocido esté realmente bueno es utilizar ingredientes frescos y de calidad. Otro aspecto fundamental a tener en cuenta son los tiempos de cocción. Si cuidas estos dos detalles, el cocido estará sabroso y en su punto.

Y qué decir del caldo gallego, la sopa de cocido o las croquetas... estas delicias son perfectas para disfrutar de este plato durante al menos un par de días más.

Así lo hago yo en mi casa, con todos o casi todos estos ingredientes según si el cocido es para dos personas, para cuatro, o para más. Incluso le añado las patas (sin la piel) y los huevos (sin poner) cuando la gallina es casera.

INGREDIENTES (Para 6 personas)

300gr de carne de ternera (aguja, jarrete o costilla)
Media cacheira ahumada (careta de cerdo salada y ahumada)
1 trozo de costilla salada de cerdo
1 cuarto de Lacón
1 trozo de tocino salado
1 cuarto de gallina casera (o pollo de corral)
2 chorizos de carne
1 chorizo de cebolla
4 patatas medianas
1 tazón de alubias
1 Manojo de Grelos y medio repollo de verdura
1 o 2 zanahorias

PREPARACIÓN

Lo primero es poner las legumbres a remojo y las carnes de cerdo a desalar un día antes. Si se te olvida hacerlo o la idea de hacer cocido te surge en el último momento, siempre puedes comprar el cerdo desalado y las legumbres cocidas de bote.

Lo más recomendable es empezar a preparar el cocido con un par de horas de antelación, pero si no tienes tanto tiempo puedes usar la olla rápida.

Llena una olla grande de agua hasta la mitad, más o menos. Añade las alubias y ponla al fuego. Añade las carnes y el pollo cuando empiece a hervir y cuécelas a fuego medio- alto durante una hora, retirando la espuma que se forme con una espumadera. Si quieres añadirle garbanzos al cocido, hazlo con las carnes.

Es el momento de añadir las verduras y retirar las legumbres de la olla del cocido. A menudo suele ocurrir que la verdura es demasiado voluminosa para que quepa en la olla. En este caso puedes darle un hervor en cualquier otra tartera u olla primero y escurrirla. Verás cómo su volumen se reduce lo justo para que puedas agregarla al cocido.

El sabor de los grelos o la verdura es potente, y puede llegar a desagradar a algunas personas. Este hervor suavizará un poco el sabor de la verdura en caso de que no te guste.


Añade, pues, la verdura, las patatas, los chorizos y las zanahorias a la olla, y mantenla hirviendo hasta que la patata pinche, más o menos unos 25 o 30 minutos.

Como el cerdo es salado, no suele ser necesario añadir sal al cocido, pero puedes rectificar la sal mientras se cuecen las patatas.

Retira las carnes y el pollo y sírvelas en una bandeja amplia. En otra bandeja pon la verdura, las patatas, las zanahorias, los chorizos y las legumbres.

SOPA DE COCIDO Y CALDO GALLEGO

Lo tradicional es tomar la sopa antes del cocido. Para ello tendrás que retirar en un cazo el agua de cocido que necesites y añadir la pasta cuando hierva. Cuece la pasta unos 4 o 5 minutos y déjala reposar otros 5 más.

Para que el cocido no se enfríe, espera a servirlo en las bandejas cuando retires la sopa.

El Caldo Gallego suele tomarse por la noche o al día siguiente, por la mañana o antes de comer. Para eso debes retirar el caldo del cocido, con abundantes trozos de patata, carne, pollo, verdura...hervirlo para que no se estropee y servirlo en un tazón.

Para espesarlo un poco puedes añadirle unos garbanzos o alubias deshechos: estará irresistible.

Y si te sobra algo, nada mejor que preparar unas irresistibles croquetas de cocido.

Entradas populares