Pasta casera rellena de queso con higos y tomate seco con salsa de queso tetilla



La pasta fresca casera es una auténtica maravilla: fácil, rápida y muy económica, en cuanto le has cogido el tranquillo puedes prepararla de tantas maneras diferentes que te preguntarás cómo habías podido vivir sin ella durante todo este tiempo.

Tallarines, pasta para lasaña, fideos para sopa, y, por supuesto, la pasta rellena, sin duda, mi favorita, sobre todo porque admite una gran variedad de rellenos y también de salsas.

Hoy os dejo mi receta de pasta rellena de queso con higos y tomate seco, que preparo con una salsa de queso de tetilla que está para chuparse los dedos. Podéis variar los ingredientes del relleno y también sustituir el queso tetilla de la salsa por otro: a vuestro gusto.

Es mucho más fácil de lo que podría parecer, se prepara en apenas media hora y os lo pasaréis tan bien haciéndolo que os quedaréis con ganas de más.

Ingredientes para dos personas


Para la pasta:
  • 2 huevos
  • 200 gr Harina
  • Una pizca de sal
Para el relleno de la pasta:
  • 150 gramos de queso fresco
  •  4 o 5 higos secos
  • 3 o 4 tomates secos
  • Una cucharadita de queso rallado de buena calidad, tipo manchego o parmesano
Para la salsa:
  • 250 gr de nata
  • 1 chorrito de leche
  • 1 puñadito de tiras de bacon
  • 100 gr de tetilla
  • Sal
  • Pimienta

Preparación a mano o con Thermomix


  • Ponemos en el vaso de la Thermomix los huevos y los batimos durante 10 segundos a velocidad 3. 
  • Agregamos la harina y batimos durante 20 o 30 segundos a velocidad 5.
  • Si no tienes robot de cocina, puedes preparar la pasta a mano. Pon la harina en un bol y agrégale los huevos batidos. Mezcla bien con las manos.
  • Con este proceso no se consigue una masa compacta, sino una especie de pequeñas bolitas, como migas de pan, que deberemos compactar apretándolas con las manos. Si no es así debemos rectificar la masa: agregamos un poquito más de harina si la masa queda muy seca y las bolitas no llegan a formarse; añadimos un poco más de harina si la masa está demasiado pastosa.
  • No es necesario dejar reposar la pasta para que el gluten se precipite; lo hará mientras la estiras.
  • Montamos la máquina y estiramos la masa:
    1. Cogemos un cuarto de la masa y la ponemos en el rodillo abierto al máximo de su grosor.
    2. Estiramos la masa y la doblamos sobre sí misma, pasándola por el rodillo y repitiendo esta operación un par de veces más.
    3. Hacemos esto con los tres cuartos de masa restante, reservándola sobre una superficie enharinada.
    4. Pasamos cada porción de pasta 3 veces por los rodillos, y vamos estrechándolos hasta el grosor 4 de la máquina. Reservamos mientras preparamos el relleno sin dejar que se seque.
  • Troceamos los higos secos en pedacitos pequeñitos.
  • Mezclamos el queso fresco de untar con el queso rallado y los higos.
  • Puedes rellenar la pasta de maneras muy diferentes:
    1. La más sencilla es cortar cuadrados la pasta con un cortapastas, de más o menos 5x5 cm, poner una cucharadita de relleno en el centro y cerrarlo como pequeñas empanadillas. Presiona bien los bordes para que se cierren bien y no quede aire en su interior. Si la pasta no se ha secado, se unirá sin necesidad de mojar los bordes. Si la pasta se te seca demasiado y no se pega, pinta los bordes con un pincel mojado en agua o huevo batido.
    2. Para hacer los famosos ravioli, sólo deberás humedecer las puntas de tu miniempanadilla de pasta y unirlas.
    3. También puedes cortar la pasta en redondeles con el bocal de tu Thermomix, poner una cucharadita de relleno sobre la mitad de ellos, cubrirlos con los discos restantes y presionar.
  • Para cocer la pasta debes poner a hervir agua abundante en una olla amplia. Cuando empiece a hervir, añade un puñado de sal abundante y un buen chorro de Aceite de Oliva Virgen. Baja un poco el fuego para que el hervor no sea tan fuerte y agrega la pasta. Hiérvela durante 2 minutos, como mucho 3 minutos si son ravioli.
  • Mientras el agua se calienta, prepara la salsa: en un cazo pequeño dora el bacon, pon a calentar la nata con la tetilla. Remueve bien para que se deshaga el queso, salpimenta y reduce a fuego medio.
  • Retira la pasta del fuego con un escurridor y sírvela acompañada de la pasta.

Entradas populares